Archivo de la etiqueta: pasada

Don otto , el sofa de marras , tvn y si los chilenos pensaron que tenian que dejar de pensar en pensar

En el programa de tvn una belleza nueva Cristian entrevista a un psiquiatra chileno, respecto del tema de  porque no piensan los chilenos. Como en la entrevista eluden lo importante, vaya a saberse porque, volquemos algo de tinta sobre el mantel.El chiste es que el siquiatra , que al parecer es bastante bueno de acuerdo a la entrevista, se llama otto , nuestro viejo Don Otto. El otro chiste el del sofá, muy conocido es que cuando Don otto encuentra a su amada haciendo el amor con otro en el sofá, vende el sofá para poner fin a esa situación. Este don otto , fiel al del chiste, no habló nada del efecto dictadura en la idiotizacion chilena de las ultimas decadas, ¿ coincidencia o efecto mariposa? como diria un enamorado de las conspiraciones . bueno, aca van los comentarios que le puse a Cristian en su pagina web. Bien por Cristian que pese a ser santiaguino es buen muchacho.

Interesante que tvn en este programa trabaje contra su tendencia principal que ha sido contribuir a la destrucción del lenguaje y la mente de los chilenos durante los últimos 37 años , basta ver cuál fue el spot que siguió a una belleza nueva y fue nada menos que un panegírico a la existencia de la piojera en santiago y luego como corolario a las gracias del mundo guachaca. Felicitaciones a otto dorr por poner el tema en la mesa donde en estos años la comida no ha sido precisamente la inteligencia. Espero se pueda vislumbrar mas soluciones que la fe y el creador ya que en realidad lo único divino del hombre es su lenguaje. Don otto , chile tuvo también su hitler el 73 que hizo mucho por la destrucción del lenguaje desde ponerle nombre de submarino a las escuelas hasta torturar profesores, entre ellos mi padre, no es raro que el chileno hoy prefiera no pensar si asoció pensamiento a dolor y represión durante décadas. gracias tvn por darnos las teleseries que tanto han contribuido a que nuestras familias piensen con 200 palabras durante el día, mientras el resto del mundo piensa con mil.
Absolutamente de acuerdo con Don otto , un país que no maneja conceptos , que habla solo lo cotidiano, que no maneja más de 200 palabras diarias en su vocabulario, 50 de las cuales son garabatos , que no dice además lo que piensa, porque vive entre el miedo esencial de la supervivencia al que se suma el miedo al ridículo, que se disfraza de culto leyendo un best seller que no es más que una teleserie escrita, que evita de manera consciente profundizar en la esencia de la vida y de las cosas, que no se asombra no solo con las mariposas sino tampoco con el que nos asombren las mariposas , que no asume la vida como aventura de conocimiento sino como ejercicio sensual , que transforma su existencia en una carrera desenfrenada por adquirir fetiches , que asume en el consumo dirigido de los medios de comunicación su única ruta de satisfacción, living in the mall, es ciertamente un país orientado a su propia destrucción.
En el Chile que conocí y que conozco , lo que explica en gran parte la exacerbación de este simpático y leve modo de vivir, es el hombre enfrentado a la violencia y la coerción por el mismo sistema social que lo rige, la superestructura económica , política y hasta militar chilena , que ha regido nuestro vivir en las últimas décadas y que con el extremismo de la dictadura eliminó de la escena al único elemento que salvaba a Chile de su autodestrucción , que era un pueblo pensante , organizado y movilizado , por mejorar su condición humana en esta isla lejana. A fuerza de represión y autorepresion el chileno de todos los estratos , el sobreviviente aquel que vivió o percibió en su entorno la acción del poder económico y militar, que retomó la cuota de poder que le habían arrebatado hasta el 73 , que sufrió él o su familia la cárcel , la tortura, la muerte o el exilio o todas las otras iniquidades que los cultos europeos habían sufrido con 50 años de anticipación, ese chileno al ver quebrarse su entorno y al estar derrotado por esa presión aceptó la cárcel actual , en que “ pensar hace mal “ como dicen los jóvenes , y en que “ eres lo que puedes mostrar que tienes” como dicen los nuevos ricos chilenos , mientras avanzan por la corta costanera santiaguina en su porsche y aceptó lo que era impensable para generaciones como la de mi padre o mi madre, contentarse con la absoluta levedad del ser antes de asombrase aunque aterrorice con el significado de la vida humana y mas que humana universal con los seres vivientes, humanos, peces, pájaros, elementos , con que estamos entretejidos.
Se pregunta Don otto ¿ y donde están las lilas? De que hablaba Neruda, o al menos el pensar en las lilas y no parece ver , ya que al menos no lo dice, que Chile es como el niño violado por su padre, en este caso el estado, la superestructura económica, política y militar que nombraba arriba, el niño violado como él lo debe saber por su profesión, se refugia en el silencio, en el caso de Chile , su falta de pensamiento es su silencio, el niño violado se refugia en la fantasía, en el caso de Chile la falta de palabras le impiden siquiera ese consuelo, en el niño violado el dolor es sublimado por las cosas, en el Chile violado y descerebrado del siglo XXI , es la magia del consumo o del ver como consumen.
Es probable que fuera mejor que el tratamiento siquiátrico que todos necesitamos empezara primero por los directores de la televisión chilena, para que el contenido de su trabajo apunte a desarrollar al hombre y no a difuminar al hombre, que todos, hasta los criminales, torturadores o ladrones con que convivimos llevamos dentro.
Dentro del océano de ignorancia una isla mínima y vital de tu palabra Cristian, fuerza y tesón, aunque los idiotas, incluso en tu canal, se tomaron la tierra. No es que en los otros países la cosa este mejor, es sólo que a los chilenos se nos quebró el alma para poder enfrentar la estupidez y eso cuando pasa se nota y el olor de los muertos de la dictadura que tenemos todavía escondidos en el closet hiede a la distancia y eran la parte pensante que nos hace falta hoy.

Anuncios