Archivo de la etiqueta: lenguaje

La estructura del lenguaje y el crecimiento intelectual

El ser humano es una construcción continua, por tanto en continuo cambio y evolución , tanto en su aspecto biológico como en el aspecto sicológico, pero además su propia dinámica de cambio tiene una componente de aceleración exponencial, que le ha permitido superar al menos hasta ahora los estadios más básicos que pueden esperarse de un sujeto replicable: la etapa del desarrollo de los instrumentos de comunicación con los iguales , es decir el lenguaje, base para construir el mundo de las ideas y generar la conciencia , que asume por momentos en la vida del hombre una existencia tan palpable como su entorno físico y por tanto le ha permitido arribar a la etapa de la construcción intelectual, ya sea con base en la realidad física o irreconociblemente alejado de ella.
Le ha permitido superar también la etapa de la dependencia del medio físico en que se desarrolla, mediante la construcción del mundo de la técnica, pese a que por momentos, su inconciencia en el cuidado del planeta ,hace pensar que será una etapa jamás superada.
Millones de años de evolución debieron pasar para que el ser humano pasara de los balbuceos guturales de la animalidad, al desarrollo de la construcción de conceptos y la diferenciación en sonidos y en construcciones mentales basadas en una estructura que relacionaba el mundo de los sentidos con un mundo imaginario de entidades , para que este pudiera desarrollar la genialidad de la herramienta del lenguaje.
Uno de los misterios aun no resueltos es justamente como se desarrolló ese proceso , desde la etapa inicial de la no existencia de lenguaje, o la sola existencia del nivel animal de comunicación, es decir gestos y sonidos con fuerte anclaje en la experiencia física directa e inmediata, como el grito de dolor , de furia , de hambre , de excitación , de temor o de otras pasiones básicas de la existencia de todas las entidades físicas animadas, pasando luego al desarrollo de una estructura compleja de comunicación, como es el lenguaje oral primero , que tiene su base en conceptos y en normas de ordenamiento gramatical , comunes a todos los lenguajes conocidos y desarrollando posteriormente esa maravilla que es el lenguaje escrito , que le permitió al hombre dejar registro de sus ideas para una eternidad.
Dentro de los lenguajes escritos actuales, podemos distinguir en cuanto a estructura formal, los que establecen su base de conceptos en una representación gráfica, como en el caso del idioma chino, o los que establecen su base conceptual en una construcción alfabética.
Una interesante descripción de lo que sabemos de este proceso entre el hombre animalizado en términos de su lenguaje y el hombre moderno poseedor del lenguaje mediante ideogramas o base alfabética , se encuentra en el libro de Maryanne Wolf “ Como aprendemos a leer”.
Uno de los aspectos más interesantes de los allí desarrollados tiene que ver con el fenómeno de la capacidad del lenguaje para catapultar cambios fisiológicos y sicológicos en el hombre actual, ya que la sola práctica de la estructura del lenguaje , sea oral o escrito, conlleva cambios inmediatos o por acumulación , como en el cambio dialectico de la cantidad en calidad, en la estructura del pensamiento así como en la interconexión neuronal base del funcionamiento del cerebro.
La especialización de áreas en el tejido cerebral, tanto para el reconocimiento ideográfico, como fonético y para realizar la comparación entre ambos , ha sido largamente estudiada por los especialistas durante el siglo XX, concluyendo que el hombre moderno le debe al lenguaje el desarrollo , con base en el cerebro, de pautas de reconocimiento , que le han potenciado a su vez capacidades intelectuales , de conocimiento y análisis de su entorno, de creación de la colectividad, que difícilmente podían haberse desarrollado por otros medios.
(nota sobre la capacidad del cerebro para reconocer patrones y para generar una representación visual)
Una de las características más increíbles del cerebro tiene relación con la amplia capacidad para reconocer entre millones de posibilidades unos patrones de semejanza, aun con un rango de elasticidad, porcentualmente alto de deformación, en un conjunto de millones de elementos.
Esa capacidad puede reconocerse al mirar un paisaje abirragado de estímulos , como una ciudad a la distancia y darse cuenta que el cerebro es capaz de discriminar, clasificar y categorizar , millones de elementos distintos , a la vez que los interpreta en su dinámica , ya que estos cambian cada vez con la perspectiva y la distancia a los objetos.
También podemos darnos cuenta de esa inmensa capacidad al percibir la realidad mediante la visión , a la que estamos tan acostumbrados, ya que lo que percibimos como visualización es realmente una construcción mental , que si bien tiene relación con la realidad física, ya que esta ordenada y establecida a partir de parámetros ópticos de intensidad de luz, amplitudes de onda ( color) y perspectiva ( profundidad) , construye con todos estos elementos una abstracción mental , que es un verdadero escenario en movimiento, representado en milésimas de segundo , guardándolos en la memoria , ya que esto es lo que permite recrear imágenes décadas después .
La otra capacidad increíble del cerebro , es la de poder tomar esta base de visiones sensoriales, seguramente las impresiones totales , como fotografías instantáneas y poder establecer a partir de ellas la base de otro tipo de representaciones voluntarias o involuntarias , que son una construcción imaginaria , también en movimiento , que tienen como base la realidad pero derivan hacia donde la imaginación resuelva, consciente o inconscientemente y a la que , de acuerdo a la sensibilidad de cada persona y a su adiestramiento mental, pueden irse agregando retoques artísticos hacia un producto final , a partir de esa información de la base de datos del cerebro.
Al cerrar los ojos y permitir el libre juego de la imaginación puede sorprendernos en algún momento el acabado perfecto de algunas visualizaciones fugaces, que si bien no se reconocen como de la experiencia visual inmediata, han de tener por base de construcción , la amplia base de datos visuales guardados en la memoria, a partir de los cuales el inconsciente logra crear nuevas imágenes con una precisión y velocidad increíble.
(Nota sobre las posibilidades de desarrollo que no fueron, castradas por el desarrollo del lenguaje y la representación)
Basado en la capacidad del cerebro para reconocer, analizar, procesar, crear, construir, seleccionar, filtrar, discriminar, las sensaciones y estímulos visuales, ordenando el caos de la percepción óptica y reconociendo que todo este procesamiento se realiza de manera automática y con absoluta independencia de la voluntad, aunque también es posible establecer cierto control a su acción desde la voluntad, podemos hacernos una idea de la capacidad innata del cerebro para construir una relación con el mundo material y entender lo frustrante que debe ser para este reducir su comunicación a lo que le permite el lenguaje oral o escrito, que se maneja a un nivel de velocidad miles de veces más lento que el procesamiento cerebral.
Sin duda , pese a todas las ventajas permitidas por el lenguaje , como base para el desarrollo del pensamiento y la construcción de la sociedad y sus avances, también podemos visualizar , debido a sus limitaciones , que siendo una de las posibilidades de desarrollo humano, bien pudiera no ser la más ventajosa y en cierto sentido ha de haber impedido el desarrollo más pleno de las capacidades cerebrales que se mueven en un nivel de acción superior.
Podemos considerar al cerebro como prisionero del lenguaje, en cuanto a estar obligado a desarrollar la acción intelectual a un nivel de velocidad de disco fonográfico, cuando en el mundo se usa el pendrive por ejemplo, no aprovechando la real capacidad de este instrumento humano , que por excelencia le construye un puente al hombre hacia el exterior de sí mismo.