Sobrevivir al siglo veinte

 Unos domingos atras reunidos en el cementerio de Playa Ancha , frente al Oceano Pacifico en el mitico Valparaiso , una treintena de miristas sobrevivientes del miniholocausto chileno ( holocausto en la medida de lo posible diria el sesudo Aylwin) reflexionabamos sobre nuestro pasado y rendiamos homenaje a nuestros muertos , frente a la tumba de uno de los mas aguerridos entre los nuestros , Agustin , ex marino y revolucionario , llamado por esas cosas del registro civil Carlos Rene Diaz Caceres , jefe de grupos de combate del Mir durante la lucha antidictadura de los años 80 , muerto por una bomba temprana , esas que nadie se explica hasta hoy como funcionaron mal y que mantienen con los años el hedor de la accion enemiga en nuestro entorno .

  Recordabamos colectivamente como Agustin habia influido en cada uno de nosotros en diferentes etapas de nuestro paso por el final del siglo veinte , mostrando siempre una consecuencia con sus ideales inexistente en el siglo actual . Habia estado prisionero en diferentes campos de concentracion y tambien en la carcel de Valparaiso manteniendo su dignidad de combatiente lo que ya era mucho decir en un momento que los compromisos personales flaqueaban frente a un magneto o a una carrera de rodillas por el Silva Palma , el cuartel de la Armada especialista en torturar revolucionarios imberbes.

Como tantos habia terminado en el exilio , pero con la vuelta rapida del retorno mientras las papas se seguian quemando en los lejanos años ochenta, desde Noruega donde seguramente lo unico que aprendio a decir en ese idioma fue Hola y chao mientras recuperaba el calorcito en nuestra Cuba donde hizo su Master Bussines en solidaridad y ejercito popular , volviendo a la guerra sucia para morir con las botas puestas .

A mas de 20 años de aquellos hechos fue casi un privilegio de los nuevos y desabridos tiempos de este coimero siglo veintiuno, escuchar a nuestro mitico Profesor J recordar sus andanzas con el Pecho de Buque , otro delos apodos ganados por Agustin ,esta vez a manos de sus propios torturadores de la Gloriosa Armada de SShile  , mientras contaba las mil y una vueltas por el mundo y por la vida que pueden dar los hombres cuando juntan ideas y consecuencia.

La treintena de miristas presentes no era un paquete turistico de Valparaiso sin duda ,pero conjugaban con o sin saberlo , los mejores tiempos vividos por el cambio social y politico las ultimas decadas , mostrando cada cual las secuelas de haber vivido la consecuencia de sus planteamientos politicos , en un momento que las ideas grandes se pagaban poniendo los coquitos a tostar en la parrilla ( si me disculpan las miristas presentes , despues de todo no llegamos a ser el hombre nuevo , asi que podemos seguir siendo  honestamente machistas , dijo el necio  )

  recordabamos ademas a todos nuestros militantes que fueron asesinados o estan desaparecidos por la accion de la dictadura , tanto en Valparaiso como en el resto de las ciudades de Chile en los años que vivimos con la nube negra de la represion sobre nuestras cabezas.

A los 8 desaparecidos del año 75 en  Valparaiso , Maria Isabel Gutierrez , asistente social de la Catolica si la hubieran dejado , a Abel Vilches  , poblador del Campamento Salvador Allende , que dejo 5 hijos pequeños en su mediagua esperandolo para jugar como siempre lo hacia , a Horacio Carabantes ,torturado como todos en el Regimiento Maipo mientras su compañera era inducida al parto de sus mellizas en el Hospital Naval contiguo a la sala de torturas, a Ricardo Villar , estudiante del Colegio Ruben Castro , que jamas llego a casarse y tener hijos ni a disfrutar de cuanta bondad tenemos hoy en el paraiso neoliberal , de Alfredo Garcia , compañero de la Catolica de Maria Isabel ,que no alcanzo a disfrutar de su hijo de pocos meses y los 3 camaradas de Concepcion que se hicieron porteños en la lucha de esos años , Fabian Ibarra , terror de las enfermeras del hospital Naval, que usaba su tremenda pinta para conseguir informacion necesaria para la guerra dentro del enemigo , Carlos Rioseco  y Sonia Rios , estudiantes de la gloriosa Universidad de Concepcion , cuna del Mir en los años sesenta.

Recordamos tambien al Cura Llido , español que se hizo mas chileno que muchos dirigiendo luchas sociales en el periodo de auge popular de los 70 y que desaparecio con sus amigos y  nuestros amigos Negro Calderon , el mejor reporter Esso del canal 4 porteño , Carlos Gajardo que hizo de la arquitectura un arma social e influyo en jovenes arquitectos que aun lo recuerdan como profesor y revolucionario de la gloriosa Universidad de Chile porteña , antes de que el mercado y la dictadura la jibarizara y la redujera a la asepsia espiritual y quemara en la hoguera los proyectos de casas sociales de pescadores y otros pobres del puerto que alguna vez esa escuela impulso dirigida por gente como Carlos o Juantok , otro de los muertos que duelen.

De los otros muertos seguiremos hablando por el ciberespacio , que hasta aqui es democratico , si sabes leer , si tienes luz, mas de250 mil pesos libres para comprate un computador  y si no te han matado las ganas de pensar entre tanto paseo por el mall viendo lo que deseo y no tengo o simplemente porque el maldito siglo veinte y sus pilares sociales y economicos te negaron hasta las ganas de conocer como se dieron las cosas.

Por el momento solo queda compartir unas lineas de poesia , la sal dela vida , que como fiel compañera estuvo con nosotros hasta en los muros de la prision o dentro de las casas Chile de laVilla Grimaldi  mientras la Dina hacia patria .

A los que estuvimos alli, hace treinta años , a los que estuvimos el domingo pasado recordando , doliendonos y pensando que el siglo veinte tan prometedor de cambios buenos para Chile paso de largo y nos dejo tirados en este paraiso post moderno donde los buenos son malos , los ex solidarios ladrones y coimeros y la justicia sigue en la clandestinidad , estaran de acuerdo conmigo seguramente en que es mejor decirle simplemente adios al siglo veinte que nos dejo pagando y apostar nuevamente al nuevo siglo , al de veintiun primaveras ,que pese a ser el siglo de los coimeros ,que partieron primero la carrera , quien sabe si al final termina siendo el siglo que andabamos buscando cuando entre trabajos solidarios y canciones nos hermanamos los vivos y los muertos de aquel entonces.

                             Adiós siglo veinte

Fue como una canción que ya escuchaste

Que hiciste tuya en medio del silencio

Mientras el siglo veinte desplegaba sus alas

De miedo y de tristeza

 

Como te confundió que el valor no dejara de tener miedo

O que la alegría superara a la tristeza cuando tu estabas

 

La mañana de primavera del 70 cuando supe de ti

De tu porfiada carrera hacia el mañana

Pensé : a esto le llaman siglo veinte

A este pueblo desplegado en columnas

En medio de banderas y consignas

 

No supe hasta mas tarde que tu tiempo escaseaba

Que en realidad te habías ya gastado tus grandes primaveras

Desentrañando el átomo

O haciendo que viejos campesinos pensaran

O que obreros pensaran

O construyeran ahora para ellos

Lo que era su modo de pensar

Leyendo comprendí que el hombre puede ser grande cuando quiere

O ser la peor pesadilla de si mismo

Mientras siembra cadáveres o destruye el planeta

 

Leyendo me hice hermano de otros que yo no conocía

Y anduve con ellos recorriéndote

De sur a norte

De adentro afuera

De negro a rojo

Mientras teñías tu silencio de canciones

De esas que son como gajos de vida

Que nos dio de regalo  la violeta o el víctor

 

Luego supe que el siglo nos había destinado sus últimos cartuchos

Que no quería irse en realidad dejando tantas cosas por hacer

Tanto niño con hambre

Acá mismo donde el mundo se hace sur

Y los pobres cuelgan de este mapa redondo

 

Y milite sabiendo que el siglo agonizaba

Y que solo podíamos llevarnos al siguiente lo puesto

Mientras la dictadura se encargaba de recortar los sueños

De los mismos obreros , campesinos , estudiantes

Que habían dicho : este es el siglo nuestro

 

Allí fue cuando conocí los mejores hermanos

Que apostaban al siglo como al mejor caballo

Mientras vivían la vida a la ruleta

La rusa, la que mata o mata

Mientras la gente de la calle empezaba a esconderse

 

El flaco Abel , como el del tango

Con su casa encaramada allá en los cerros

Rodeado de chiquillos

Que hasta hoy lo esperan

Agustín que fue marino y revolucionario

Y que dijo yo voy cuando todos dudaban

El pintor Hugo y sus acuarelas

Que hoy conocen mejor los alemanes que nosotros

La María Isabel que quedo para siempre metida en la memoria

Como la hermana grande que cuida y que protege

El Ricardo con su cara de niño bueno bromeando en el colegio

Y tantos otros que toman sol con nosotros mirando la bahía

Y hablando de sus sueños

Talvez porque muchos siguen allí en el mar

Esperando su turno de ser recuperados

 

Ya sabemos que hay muertos que nos duelen

Que sacaron pasaje a la memoria

Y que siguen allí como fantasmas

Anclados en un siglo que se fue

Que quedo en deuda

Que prometió sonrisas y entrego decepciones

 

No sabemos si este es el siglo correcto

Muchos ya se cansaron de preguntar la fecha

Cuando acaba de decidirse el hombre de hacer nacer de nuevo

Las grandes esperanzas

 

Las que invocamos como druidas cada vez que nos juntamos

A revisar el siglo que paso

A revivir cada paso ya dado

A hablar de los amigos y su muerte presunta

 

Sin duda Chile estuvo para mas en el final de siglo

Y para los que allí estuvimos codo a codo ofreciendo

Lo poco que sabemos

Es claro que la deuda sigue sin ser saldada

Y que aunque la estadística oficial siga  sin encontrar los pobres

Estos  hace ya  rato que se vienen juntando

Y sus caras de odio no permiten engaño

Puede que no sea hoy , no sea mañana , pero es en este siglo

Donde pasan la cuenta

Solo falta que reconozcan a sus muertos

Que  se encuentren con la sonrisa que dejo colgada en la celda

De Villa Grimaldi Abel o Horacio

 mientras iban hacia los helicópteros

Para formar el cóctel explosivo

Que borre lo que el siglo veinte debió dejar hace rato en el pasado

Que el hombre explote al hombre mientras gira la tierra

y el tiempo y el espacio nos envuelvan

        

Anuncios

Una respuesta a “Sobrevivir al siglo veinte

  1. excelente este analisis de la crisis del capitalismo.
    y de la necesidad de recomponer una solucion
    que supere las solociones tradicionales , una aletrantiva donde las personas asuman una alternativa y un rol protagonico en su propia problematica , como la social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s